Manuela Erazo: Esfuerzos Comunitarios para la Conservación de Humedales Costeros

Este mes nuestra Becaria destacada es Manuela Erazo, parte de la generación 2020. Manuela es una antropóloga social de Santiago de Chile, quien realizó su maestría en Ciencias Ambientales en la Universidad de Melbourne, Australia. Manuela es también cofundadora de ESA Consultores, una firma de consultoría que trabaja en proyectos relacionados con la gestión ambiental y la conservación biológica para agencias gubernamentales y organizaciones no gubernamentales.

El proyecto de Manuela tiene su sede en Tubul-Raqui, un humedal costero y sitio importante para las aves playeras en la parte sur de Chile. El objetivo de su proyecto es desarrollar un plan de gestión integral para Tubul-Raqui, con un enfoque en la participación de la comunidad. Manuela escuchó por primera vez sobre Soluciones Costeras por un amigo cercano y le intrigó el enfoque multidisciplinario del programa y las oportunidades de establecer contactos, y decidió aplicar. Como ella explicó, “Me gusta el enfoque del programa donde hay personas de diferentes profesiones… ¡Es muy innovador, y también muy creativo!”

Para Manuela, Tubul-Raqui fue una elección fácil para la ubicación de su proyecto porque ya estaba familiarizada con el área, especialmente con la comunidad pesquera local. Manuela también quiso brindar un mayor reconocimiento a este importante pero subestimado humedal. Su proyecto tiene tres objetivos principales: integrar el aspecto biocultural de la conservación de las aves playeras, crear un plan maestro para un nuevo proyecto de arquitectura del paisaje y establecer oficialmente el área como un santuario natural.

Para lograr el primer objetivo, Manuela está trabajando en integrar una mayor conciencia cultural y conocimiento tradicional de las amenazas ecológicas actuales en el modelo de conservación. Históricamente, las comunidades alrededor de Tubul-Raqui han dependido de las vías fluviales naturales para su sustento, usándolas para el ganado, la pesca y la silvicultura. Sin embargo, estas actividades pueden ejercer presión sobre el suministro de agua del humedal, por lo que Manuela está trabajando con las comunidades para encontrar formas de minimizar los impactos ambientales negativos. También ha organizado talleres para documentar el conocimiento comunitario sobre la biodiversidad histórica de Tubul-Raqui. Manuela cree que este enfoque centrado en la comunidad conducirá a soluciones más equilibradas e informadas que pueden funcionar tanto para las personas como para las aves playeras.

Otra parte importante de los esfuerzos de Manuela en Tubul-Raqui implica la creación de un pequeño centro natural en la desembocadura del humedal para educar al público. Ella espera que este proyecto muestre a la gente cómo los diferentes elementos con los que han estado trabajando (paisaje, arquitectura y gobernanza de la tierra) pueden colaborar para crear algo único e inspirador. “Entonces, podrías preguntarte ¿Por qué un antropólogo trabaja con todos estos diferentes elementos?” Manuela comentó, “Como científico social y como persona que tiene una gran experiencia trabajando con comunidades locales, creo que necesitas ese tipo de habilidad para integrar todos estos diferentes elementos … porque no se trata solo de construir algo, es cómo involucrar a las personas en el proceso de construcción, en el plan de manejo y en el santuario natural”.

Finalmente, Manuela está trabajando con las autoridades chilenas para designar Tubul-Raqui como un santuario natural protegido. Para prepararse, Manuela trabajó con su mentor y varios otros investigadores para documentar la importancia biológica de esta área, investigar las amenazas que enfrenta el humedal e identificar las prácticas de manejo para revertir estas amenazas. Esta información se recopiló en un archivo que ha sido fundamental en el proceso de creación del santuario. En el futuro, Manuela espera continuar trabajando con la comunidad de Tubul-Raqui y contribuir con su conocimiento al plan de manejo del santuario de la naturaleza, que se completará después de que se apruebe la designación.

Aunque implementar su proyecto durante una pandemia ha sido un desafío, Manuela aprecia la oportunidad de aprendizaje y las experiencias únicas que ha tenido, como trabajar virtualmente con colegas de todo el mundo. En última instancia, cree que el elemento humano es esencial para la conservación de las aves playeras. Al conectar a la comunidad local con las aves playeras e involucrarlas en la gobernanza de Tubul-Raqui, Manuela espera inspirar a la gente a proteger los ecosistemas amenazados y las aves que dependen de ellos.

 

 

 

 

Foto: Santuario Tubul Raqui