Mentores de Soluciones Costeras: Cristóbal Pizarro, Director del Laboratorio de Estudios del Antropoceno

August 25, 2021

Cristóbal Pizarro, investigador interdisciplinario y socio-ornitólogo chileno, es mentor de Manuela Erazo en su proyecto de Soluciones Costeras. Cristóbal es el Director del Laboratorio de Estudios del Antropoceno y miembro de la facultad de Ciencias Forestales de la Universidad de Concepción en Chile. Obtuvo su doctorado en la Universidad de Waterloo, Canadá en Sostenibilidad Social y Ecológica, y su Maestría en Manejo de Recursos Naturales en la Universidad de Magallanes, Chile, con un enfoque en la relación entre el ecoturismo y la ética ambiental.

Cristóbal ve una conexión importante entre el bienestar humano y el bienestar de los ecosistemas, y ha incluido perspectivas tanto sociales como ecológicas en su trabajo de investigación y conservación. Según explica, “Un mundo sin aves es un espacio triste e insalubre. Sabemos que si algo está afectando a las aves, también nos está afectando a nosotros”. A lo largo de su carrera, Cristóbal ha trabajado con comunidades locales, rurales e indígenas para fortalecer los valores ambientales vinculados a las aves y su propio bienestar, para que la conservación de las aves y sus hábitats también revitalicen el patrimonio cultural de las comunidades.

Manuela, como una de las primeras científicas sociales galardonadas con la Beca de Soluciones Costeras, encajaba perfectamente con el enfoque intersectorial de Cristóbal. Manuela conocía el trabajo de Cristóbal en etno-ornitología y se acercó a través de un colega en común. Cristóbal ha apoyado a Manuela en su proyecto, ayudándola a agregar criterios ornitológicos y etno-ornitológicos precisos para la planificación de la conservación en Tubul-Raqui, y brindándole apoyo institucional a través de su rol en la Universidad de Concepción, que es la principal institución académica en la región.

En contraste con la jerarquía típica de mentores-becarios, Cristóbal y Manuela han construido un equipo que también incluye a otro experto en ornitología, Heraldo Norambuena, del Centro de Investigación de Aves playeras en Bahía Lomas, y otros estudiantes y colegas de la

Universidad de Concepción. Además del proyecto principal, un grupo de alumnos de Cristóbal ha creado el colectivo audiovisual “Baguales” que documenta y comunica el trabajo de Manuela en Tubul-Raqui.

Juntos, Cristóbal, Manuela, Heraldo y el resto del “equipo Tubul” pudieron desarrollar y presentar la propuesta para declarar a Tubul-Raqui Santuario de la Naturaleza, en medio de la pandemia de COVID-19. A lo largo del proceso de todo el año, que Cristóbal describe como una “tarea monumental”, el equipo encontró formas novedosas de colaborar virtualmente y utilizó datos GIS, mapas, censos de aves y otra información para construir una propuesta de la que el equipo está orgulloso.

Ahora, Cristóbal cree que uno de los mayores desafíos que enfrenta el proyecto es la compleja situación socio-ecológica presente en Tubul-Raqui. La comunidad indígena local, el Pueblo Mapuche, está experimentando tanto la sequía como un mayor conflicto con las grandes empresas propietarias de las plantaciones que rodean el humedal. Las comunidades también tienen sus propios conflictos internos y desacuerdos sobre la conservación y cómo manejar Tubul-Raqui.

Como explica Cristóbal, “empoderar y consolidar un grupo local responsable de la gestión del Santuario Natural sigue siendo el principal desafío … cualquier intervención debe tener una sólida legitimidad social para ser apoyada o mantenida a largo plazo”. Cristóbal, Manuela y su equipo ya están viendo señales de progreso en el surgimiento de un liderazgo local fuerte.

En general, Cristóbal cree que el proyecto de Manuela es una prueba de que ahora más que nunca necesitamos apoyar a los científicos sociales que trabajan en la conservación de las aves playeras, ya que las aves playeras a menudo habitan áreas críticas tanto para la biodiversidad como para el bienestar humano, y necesitamos saber cómo diseñar soluciones que funcionen para los humanos y la vida silvestre. En el futuro, Cristóbal espera que su trabajo con Manuela para ofrecer una perspectiva socio-ecológica sobre la conservación de las aves playeras pueda inspirar a otros becarios a crear equipos interdisciplinarios con científicos sociales.

Foto: Santuario Tubul Raqui